Un hombre intenta apuñalar en el cuello a un GEO fuera de servicio en el parking de un Ikea

Un agente del GEO (Grupo Especial de Operaciones, de la Policía Nacional) fue agredido el pasado 3 de enero con un arma blanca en el aparcamiento de un Ikea en Alcorcón y resultó herido en el cuello, según ha difundido el sindicato policial Jupol en sus redes sociales.El sospechoso tuvo que ser controlado por dos agentes más antes de dejar su arma; acto seguido, fue detenido y se le acusa de delitos de tentativa de homicidio, amenazas y atentado a la autoridad.

💪Desde @JupolNacional queremos trasladar TODO nuestro apoyo al COMPAÑERO GEO que sufrió una agresión injustificada en el #Ikea de #Alcorcón con un 🔪. 😤

👏A los COMPAÑEROS que le asistieron y apoyaron estando libres de servicio.#EnEstaFamiliaNadieLuchaSolo#EquiparacionYa pic.twitter.com/wUMv32QKRI

— JUPOL (@JupolNacional) January 9, 2020

Según Jupol, contactado por 20minutos, el policía se encontraba fuera de servicio cuando se dirigía al centro comercial de la calle Ejército de Tierra en su coche, acompañado por su pareja. Una vez allí, esperaba a que un coche dejase libre su plaza de aparcamiento cuando fue increpado por primera vez por el conductor de este vehículo.Posteriormente, se produjo un segundo encontronazo, esta vez a pie, y de nuevo el hombre, de unos 62 años, increpó al agente. «En ningún momento, por el tono de la discusión, se podía imaginar que el detenido fuera a agredir de esa manera al agente», señalan desde el sindicato. Sin embargo, el hombre, «de manera sorpresiva, sacó la mano derecha, que había mantenido en todo momento dentro del bolsillo, con la navaja abierta y empuñada, y agredió al policía en el cuello».»El agente dio dos pasos atrás, se palpó el cuello y notó que había sido herido. Fue entonces cuando se identificó y sacó su arma reglamentaria, pero el agresor se negó a soltar su navaja», narra Jupol.Por ello, otro agente del GEO, que se encontraba también fuera de servicio, acudió en su auxilio al ver la escena e igualmente se identificó y sacó el arma reglamentaria, lo que no fue suficiente para que el agresor desistiera. «Tuvo que llegar un tercer agente y que se viera un poco más acorralado para poder detenerle», señalan.El agente fue el único herido en el incidente, y aunque de consideración leve, el sindicato destaca que «por el lugar en el que se produjeron, podrían haber resultado muy graves», ya que en esa zona del cuello hay varias arterias y venas importantes. Este hecho es el que explica que, tras la detención y el visionado de las imágenes de seguridad del establecimiento, se haya considerado que la agresión supone un delito de tentativa de homicidio.

» Read more